Nuestra respuesta cerebral a las buenas noticias ajenas depende de la empatia.

Nuestra respuesta cerebral a las buenas noticias ajenas depende de la empatia.