La tarea de hoy es, tener una pasión, la mía es escribir

La tarea de hoy es, tener una pasión, la mía es escribir, así a veces lo haga de forma atropellada igual la crítica también te vuelve tendencia asi que hazlo así te equivoques o te critiquen. Hoy para hacer honor a mi pasión les traigo un pensamiento, llamado; la parábola del que no sabe. Un día estaba el Dr.H en una fila de Banco donde se disponía a realizar algunos pagos, mientras esperaba pacientemente escuchaba a una mujer que discutía entre dientes, ella le decia a su pareja que como podía llamarla desconsiderada al hacerlo salir de su trabajo para realizar un trámite que bien ella podía hacer; dado que ella no hacía más que hablar con las amigas y atender una que otra cosa en casa, de igual forma la mujer se descargaba con el hombre acusándolo de que a él solo le interesa su trabajo y descuida sus deberes en el hogar, ella le decia que seguro no respondia por que estaba cansado de esa situación, ella apuntalaba diciendo que si no fuera por sus amigas no sabe que sería de ella puesto que son las que la contienen y consuelan cuando esta desbordada por la situación. A todas estas el Dr.H no se atrevía a dar vuelta y pensaba que era una de esos conflictos de pareja de la cotidianeidad; pero no entendía el por qué el hombre no se defendía, depronto la mujer comienza con un llanto sollozado, comentaba que gracias a sus hijos no a dejado todo tirado por que ya la confianza en el la había perdido, depronto hubo un silencio una risa, luego la mujer dice, que le hubiese gustado que el hablará mas, el Dr.H pensaba; pero como va hablar si no lo deja, la mujer continua diciendo que quiere un tiempo para meditar y que por ahora no lo quiere ver más, el hombre sin musitar palabra y depronto como si fuera ventrílocua la mujer finge la voz del hombre y dice, bueno querida está bien hagamos lo así, compremos una franquicia de la relacion de una de tus amigas seguro ellas tienen una relación perfecta y quisiera saber cuál es la clave del éxito de ellas, sera que sus maridos son hombres tolerantes y ejemplares, cambiaré lo que tenga que cambiar; termina diciendo el hombre, el Dr.H dice, que mujer tan cruel ahora se burla de el imitándolo este hombre es un pusilánime. Acto seguido la cajera le dice al Dr.H que siga y el cajero de al lado exclama; siga señora la del libro, el Dr.H voltea y sonreído ve que la mujer que yacía a sus espaldas estaba narrando de forma apasionada la historia de un libro y que una de las críticas que hacía al libro era precisamente que el hombre debió tener más protagonismo en el diálogo con la Mujer, la mujer detrás del Dr.H era una crítica literaria y trabajaba para una casa editorial muy importante y su trabajo era ese leer historias y dar su opinión. Si vemos desde el principio en el diálogo el hombre nunca hablo en primera persona su voz nunca resonó, pero el Dr.H prejuzgo la situación y aseguraba que el pobre hombre no tenía espacio para hablar. Eso nos pasa a diario vemos la vida como una historia, nos vemos en el espejo de otros, concebimos las cosas según nuestras experiencias o creencias, creemos que la vida es un juego de legó, donde podemos intercambiar las piezas, quitar y poner, dar forma nueva a cada cosa según se vayan presentando, juzgamos la voz detrás de nosotros pero no nos detenemos a voltear a ver quien es, somos intolerante y muchas veces hacemos eco de consejos disparados por personas inestables y parcializadas. Uno es lo que vive y lo que se vive se es.